Todo lo recaudado durante estas tres horas de deporte se destinará a 'El hogar de las niñas'

Conoce el proyecto

Clara Lago y Lore Petit vuelven a la carga con el segundo maratón participativo de spinning organizado por la Fundación Ochotumbao. Tendrá lugar el domingo 15 de diciembre y constará de 3 sesiones consecutivas de una hora de duración en la que puede participar cualquier persona que así lo desee, desde un mínimo de una hora hasta un máximo de tres.

Este evento deportivo tendrá lugar de nuevo en Boutique Gym (Calle Serrano, 50. Madrid).

La apertura de puertas es a las 9:30h  y estos son los horarios de las sesiones:

    • 1ª sesión de 10:00h a 11:00h
    • 2ª sesión de 11:10h a 12:10h
    • 3ª sesión de 12:20h a 13:20h

El precio de cada sesión es de 20€.

El día del maratón se podrán realizar inscripciones siempre que queden bicis libres.

Puedes comprar tu plaza aquí para tantas sesiones como quieras. ¡No te quedes sin tu reserva!

Recuerda que aunque no puedas o no te apetezca participar en el maratón de spinning, siempre puedes hacer tu aportación a la campaña y formar parte de este proyecto solidario.

A qué destinamos lo recaudado

Todo lo que se recaude durante el maratón esta íntegramente destinado al Hogar de las Niñas. Se trata de una Residencia-Escuela que se encuentra a 120km de Calcuta. Fue creada en agosto de 2009 para continuar la labor iniciada en 1983 por un monje hindú que fue recogiendo niñas de las tribus Santalis para darles un hogar donde vivir. Para acceder a la Residencia, las niñas tienen que encontrarse en una situación social de precariedad extrema y poseer el certificado oficial de «pobreza» que otorga el gobierno local.

Todas las niñas acogidas en la Residencia tienen familia y un hogar, pero su situación no les permite unas condiciones mínimas de higiene, sanidad, alimentación ni, por supuesto, una escolaridad regular y adecuada.

Esta desventaja social es la que El Hogar de las Niñas intenta compensar con la ayuda de todos los colaboradores. En la Residencia-Escuela, además de un techo donde vivir, se les proporcionan cuatro comidas al día, asistencia médica cuando sea precisa, educación y, lo más importante, se evita la explotación alejándolas del trabajo mientras son niñas y se las protege del matrimonio prematuro .