¿Recuerdas a la familia de cerditos vietnamitas rescatada? Todavía no han podido ser trasladados a su nuevo hogar, pero tenemos buenas noticias: por fin se han iniciado las obras

A finales de junio os contábamos la historia de una familia numerosa de cerditos vietnamitas compuesta por una madre y sus ocho crías que fueron rescatados en Lloret de Mar por Eva Gavarró en 2015. Si no hubiese sido por este rescate, los pobres animales habrían tenido el más cruel de los destinos. Afortunadamente Eva pudo acogerlos e instalarlos en su vivienda personal. Haciendo un esfuerzo económico importante, Eva esterilizó a todos los cachorros, aunque tristemente en el proceso dos de ellos fallecieron.

No obstante, la verdadera sorpresa fue que la madre estaba preñada y dio a luz a 10 crías más. De pronto la familia pasó de 7 miembros a 17, lo que supuso un problema económico, personal y de espacio. Eva buscó apoyo y lo encontró en FAADA, la Fundación para el Asesoramiento y Acción en Defensa de los Animales. Era prioritario encontrarles un hogar definitivo que no implicara separarlos, así que contactaron con el Santuario Buenavida en Esparraguera, una localidad de la provincia de Barcelona. Con una superficie de 27000 metros cuadrados, es sin duda el mejor lugar posible para que los cerditos puedan tener una vida digna con todas sus necesidades básicas cubiertas.

La urgencia de habilitar el terreno

Llegados a este punto, surgió la necesidad de acondicionar el terreno del santuario y vallar el área destinada a ellos. Esta obra implica una inversión económica importante que sumada al traslado y a la atención veterinaria, requiere un desembolso importante. Por este motivo lanzamos la campaña de recaudación de fondos en julio apelando a vuestra solidaridad. Afortunadamente la obra y la instalación del vallado ya han empezado, pero todavía estamos lejos de conseguir los 21.800€ necesarios para que los cerditos vietnamitas tengan un hogar definitivo.

Un objetivo aún mayor

El plan del Santuario Buenavida no es solo atender a esta familia en concreto, sino que han iniciado un proceso burocrático que les permita convertirse en un centro de acogida oficial de la Generalitat de Catalunya para cerdos vietnamitas.

Estos animales han sido catalogados como especie invasora, ya que tras la moda de hace unos años de adoptarlos como mascotas y el abandono de un gran números de ellos al ver que no son animales con los que convivir en una vivienda media (algunos de ellos llegan a pesar 80kg), los cerdos vietnamitas habitan de manera salvaje y se reproducen de manera masiva. Esto ha llevado a las Comunidades Autónomas a controlar la población por medio del sacrificio de individuos.

Una vez que el Santuario esté habilitado, no solo los cerditos rescatados por Eva tendrán un hogar y una larga vida, sino que se podrán rescatar a otros para ofrecerles la misma oportunidad. Actualmente no existe ningún centro de acogida para esta especie, por lo que supondría, por fin, la existencia de uno. Allí estos animales podrían pasar un periodo de tiempo en el que estarían plenamente atendidos y con garantías sanitarias hasta que se les encuentre un lugar definitivo donde vivir. Este procedimiento permitiría la acogida y rotación continua de cerdos vietnamitas y un control de la población positivo.

¿Quieres echar una mano?

Si quieres colaborar con un donativo puedes hacerlo fácilmente desde la página de la campaña. En ella explicamos con detalle todo lo necesario. Si no puedes permitirte colaborar de esta manera, siempre puedes difundirla en tus redes sociales y entre tus amistades. Seguro que entre todas y todos conseguimos lograr el objetivo y le salvamos la vida a los cerditos vietnamitas.