Entrevista a Dani Rovira, luchador incansable por los derechos de los animales en nuestro país

El tópico de que no necesita presentación le cae como anillo al dedo. A partir de aquí, con Dani Rovira todo son sorpresas porque la coherencia, la profundidad y la simpatía por desgracia no es moneda corriente. Sin moralina, sin agresividad, sin voluntad de agradar, Dani Rovira (Málaga, 1980) gana en las distancias cortas y su animalismo abre puertas antes blindadas.

Poco te imaginabas tú que tu talento para “piar” en twitter te iba a convertir en un influencer animalista o un animalista influencer, ¿no?
Realmente poco nos íbamos a imaginar en qué se iba a convertir Twitter. Una herramienta creada, a priori, para la información y divertimento que se ha terminado convirtiendo en un arma letal de doble filo. A partir de ahí, intento darle el buen uso que nos da uno de sus lados. ¿Eso me ha convertido en un influencer animalista? Pues bienvenido sea.

¿Podemos señalar a Carapapa como el culpable de todo el lío, o ya venía de antes?
Es, en parte, la mecha que lo enciende todo. Convivir día a día con un ser vivo vulnerable, con su carácter, sus necesidades, tan amable (entendido como capacidad de ser amada) y con una incondicionalidad infinita, pues te abre todas las puertas posibles al animalismo (intentando sobrepasar lo antes posible por la fase del “especismo”)

¿Cómo ha influido el ser padrino de la Protectora de Málaga en esta batalla por mejorar los derechos de los animales y su protección?
Ha influido, y mucho. Frecuentar esta protectora y estar constantemente informado y comprometido con todos sus problemas y logros, te hace más consciente de esa realidad y es un aprendizaje en empatía insuperable.

Puedes leer la entrevista completa en Animalados.